FANDOM


La solución que el gobierno le dio a la evidente falta de espacios en el centro de la ciudad como una medida si se quiere, desesperada ahora se plantea como la solución a la falta de espacios en la zona G.

La Zona G de Bogotá es una de las zonas más agradables en lo que a bares y restaurantes se refiere. En ella, no suele haber muchas manifestaciones de inconformidad, de ningún tipo. Sin embargo, esto cambió en octubre del 2014 cuando la Alcaldía de Chapinero puso sobre la mesa la idea de peatonalizar este territorio durante momentos específicos de la semana.

La Zona G está ubicada desde la calle 69A de la carrera 5.ª a 7.ª, y de la carrera 6.ª de la 69A a la 70. Al caminar por dichas calles se pueden ver restaurantes exclusivos, bares elegantes y uno que otro vendedor ambulante ubicado en alguna esquina. La acumulación de carros, sobre todo los fines de semana, complica la circulación, especialmente para quienes viven en este lugar. El motivo es que existe un único parqueadero, incluso varios de los restaurantes cuentan con el servicio de valet parking, pero no queda claro a dónde se van los automóviles. La mayoría de las personas, si no encuentran parqueadero y no están interesados en el servicio de valet parking (el cual suele costar alrededor de 10 mil pesos) dejan sus vehículos estacionados sobre las calles, lo cual no está permitido. Entonces las vías de dos carriles se convierten en uno sólo y esto genera trancones innecesarios.

La inconformidad de los habitantes de la zona en cuanto a la propuesta del alcalde de la localidad de Chapinero Mauricio Jaramillo, tiene como argumento que el presupuesto destinado para este proyecto es de 3600 millones de pesos. Esta suma de capital representa alrededor del 35% del presupuesto anual de la localidad de Chapinero, cosa que resulta absurda para una gran cantidad de los encuestados, ya que se preguntan porque en una sola calle se gastaría tal cantidad de dinero, en beneficio de los pocos que pueden costear un arriendo o compra de un local en la zona que es de las más valorizadas de la ciudad. Por otro lado, las personas que se oponen afirman que no tiene sentido querer peatonalizar la zona, puesto que aseguran afirman de manera clara que este cambio ayudaría a la proliferación de la inseguridad, además de aumentar los bares y por lo tanto el ruido. Estos argumentos se basan en la experiencia de que en la Zona T ya ha sucedido esto.

Al caminar por la zona es imposible no notar la cantidad de avisos pegados a las ventanas de varios edificios. El mensaje escrito con letras rojas sobre un fondo blanco dice “NO PEATONALIZAR LA ZONA G”. Este letrero se encuentra sobre la ventana de varios apartamentos del lugar, sin embargo  no tanto como se creería habiendo tal desacuerdo con la propuesta.

En conclusión, los habitantes están en contra del cambio en la Zona G ya que no cubre totalmente la zona y además, aumentaría el ruido los bares y así mismo los robos. El alcalde de Chapinero insiste que no se va a peatonalizar sino que se realizará un cambio sustancial, el cual benefeciaría a todos los residentes de la zona. El proyecto estaría listo para el segundo semestre de 2015 pero la comunidad sigue oponiéndose al fallo.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.